913 256 342 info@casoabierto.com
Seleccionar página

Asegura el bienestar de tus inversiones y créditos

Nunca ha sido más indispensable garantizar un bien adquirido por medio de préstamos y créditos. Con esta finalidad se han dado las opciones más viables a través de los seguros de protección de pagos, donde en caso de presentarse alguna eventualidad se conserve el pago oportuno de estos créditos y préstamos cuando así sea requerido.

Por lo general, debe existir un motivo que conciba la incapacidad temporal del beneficiario, de modo que no se recurra a liquidaciones repentinas importantes y perjudiciales. Actualmente las empresas financieras en España exigen la contratación de este tipo de contrataciones sobre seguros aplicables en el ramo para contrarrestar acciones futuras y así beneficiar a cada uno de los implicados dentro del procedimiento.

Una póliza sobre préstamos y créditos garantizan la cobertura total de las cuotas establecidas en las clausulas hipotecarias, donde se toma en cuenta la incapacidad temporal como principal factor. Esto está sujeto a enfermedades o algún accidente que el beneficiario haya sufrido.

Dentro del marco manejado y establecido, se muestran como asegurables a clientes autónomos, funcionario y trabajadores fijos o dependientes de una compañía. La cobertura para un seguro de protección de pagos puede variar de una cuota inicial o 12 consecutivas y 36 de forma alternas.

Operaciones asegurables con un seguro de protección de pagos

Dentro de los seguros de protección de pagos se presenta gran flexibilidad en la cancelación de diversas cuotas, lo que hace que pueda realizarse cualquier tipo de transacción sobre créditos y préstamos personales y de consumos sobre alguna hipoteca.

Dentro de este aspecto también pueden ser cubiertos pagos casuales que son realizados sobre el importe de tarjetas de créditos bancarias y de este modo minimizar el sobregiro de las mismas. Del mismo modo se puede aplicar en alquileres, inversiones y cualquier tipo de cancelación comercial o financiera que sea necesaria para conservar positivamente la integridad y solvencia del beneficiario.

Evolución y beneficios garantizados

Dentro de los lineamientos ya mencionados con anterioridad, se ha determinado que las personas con la capacidad de contratar este tipo de seguros solo recurren a él cuándo buscan hacer frente a sus deudas con más tranquilidad ya que resulta difícil mantenerse sobre la incertidumbre que se adquiere por los plazos dados dentro de las clausulas en los contratos de las financiadoras.

Un crédito hipotecario, dependiendo de la cantidad de dinero , se cancela en un periodo de 20 a 30 años, lo que supone ser un largo tiempo donde cualquier eventualidad puede surgir, incluyendo un paro laboral o incapacidad temporal que no solo perjudique al beneficiario sino también a la empresa financiadora, repercutiendo económicamente dentro del ámbito familiar.

Realmente todo producto v8inculado al préstamo debe ser tomado en consideración para determinar el tipo de cobertura que se necesitara para cubrir sus cuotas en el futuro. De aquí se da origen a los beneficios otorgados a las entidades financieras donde se evidencia la posibilidad de ampliación del crédito avalado por la policía del cliente.

En el caso del asegurado no podría mencionarse nada más importante que la tranquilidad y comodidad en los pagos, los costos son mucho más reducidos, existirá rapidez y entregas oportunas sobre los pagos. La liquidez se mantendrá desde el mismo instante que se adquiera la hipoteca con aplicación inmediata de la póliza