913 256 342 info@casoabierto.com
Seleccionar página

Seguros para gatos ¡proteger a los animales!

Los gatos se encuentran expuestos a diversos riegos, puede caerse, enfermar o incluso perderse, pero esto se puede contrarrestar con un seguro para los gatos.

Y es que con los cuidados pertinentes, se pueden hacer la prolongación de la edad de 15 hasta unos 20 años, o vivir mucho más que eso. Su protección se puede hacer de dos formas con una póliza de hogar o con una de mascotas.

Las tipos de póliza para gatos

La opción más popular: el seguro de hogar

Cuando se trata de tener una póliza de seguros para felinos, lo más común para usar es el seguro de hogar. Estas pólizas son las que incluyen los agravios que puedan hacer las mascotas.

Punto que se debe tener en cuenta es que no hay una obligación legal para poder hacer una contratación de seguros de felinos, muy al contrario de los perros potenciales peligrosos.

Si el propietario quiere hacer la inclusión de los gatos a las pólizas de hogar, la cobertura con la que contará es la Responsabilidad Civil. Lo que quiere decir que solo cubre los daños personales y materiales que pueda hacer la mascota a otros.

No obstante, existen seguros de hogar que implican garantías como un servicio telefónico informativo de animales, o la reclamación de los daños si el agravio es hacia el asegurado de parte de un animal de otra persona.

La póliza menos común

La póliza que cubre más la manera de cuidar del felino es la de mascotas. Por supuesto este seguro es utilizado para todo tipo de mascota.

La cobertura va a depender de la aseguradora y tipo que sea contratada, aunque, por lo general va a incluir las garantías iguales para cada tipo de animal que se domestique.

Las coberturas de los seguros para gatos

Como todo animal doméstico, es necesario que el animal cuente con los cuidados apropiados: de alimentación, ejercicio, higiene o atenciones.

Incluso puede haber momentos en la vida del felino en el que es requerida la asistencia médica veterinaria o al dueño. Es por tal motivo, que las coberturas incluyen las dos partes (bienestar y vida).

Las distintas formas de hacer una contratación de pólizas para gatos (mascotas) se pueden formar en:

  • La asistencia de mascotas: esta permite que haya una gestión de la mascota y los servicios, además, se recibe información que esté relacionada con la misma.
  • La responsabilidad civil: esta es cuando el animal realiza agravios a terceros, bien sean personales o materiales.
  • De accidentes y RC: esta incluye la RC y los gastos que se puedan generar por la asistencia que ha sido generada una vez ha sufrido un accidente.
  • Veterinario, accidentes y RC: en este se incluyen los accidentes, la RC la asistencia veterinaria que pueda necesitar la mascota.

Es así como la protección del gato va de la mano del dueño. De sus requisitos y necesidades dependerá. Lo único que se debe recordar, es que hay un tiempo de franquicias y carencias.