1. Este sitio usa cookies. Si continuas usando este sitio, estás aceptando el uso de nuestras cookies. Learn More.

[ASESINO EN SERIE] Richard Ramírez, el merodeador nocturno

Tema en 'Caso Cerrado' comenzado por Bentham, 29 de Octubre de 2017.

  1. Bentham

    Bentham Administrator Miembro del Equipo

    [​IMG]

    (29 de febrero de 1960 - 7 de junio de 2013)

    Mató a 14 personas en Los Ángeles entre 1984 y 1985. Su padre era sumamente violento con él y con sus hermanos. Presenció cómo su primo asesinó a sangre fría a su esposa con un disparo de escopeta. A los 24 años comenzó sus asesinatos en serie sin pautas concretas, lo cual hizo más difícil su detención: mataba a personas sin distinción de sexo, raza o edad. Sus armas podían ser bates de béisbol, puñales o pistolas. Su modus operandi también variaba, ya que podía asesinar sin dejar rastro o dejándolo por doquier, creyéndose demoníacamente amparado.

    Fue capturado gracias a su última víctima, que sobrevivió al ataque y vio escapar a Ramírez en una furgoneta. Los Ángeles se pobló de carteles con el rostro del “merodeador nocturno”. Como Ramírez estaba fuera de la ciudad, ignoraba su orden de captura. A su regreso, un grupo de personas que lo reconoció por la calle quiso lincharlo, tuvo que ser rescatado por la propia policía.

    El 3 de octubre de 1989 fue condenado a muerte. Sin embargo, Ramírez murió en 2013 por una insuficiencia hepática en un hospital de California, mientras esperaba su ejecución.
     
  2. Kamila

    Kamila New Member

    [​IMG]

    Algunos psicólogos calificaron a Ramírez como un asesino fuera del grupo de los asesinos. El "merodeador nocturno” mató a 14 personas en Los Ángeles entre 1984 y 1985.
    A pesar de que la familia de Richard Ramírez era considerada normal, se reporta que el padre era estricto y no dudaba en golpear a sus hijos cuando así consideraba imponer la disciplina entre ellos.
    Siendo el menor, tal vez pudo haber identificado un rol equivocado en su padre. También se dice que en la escuela le tocó un maestro abusivo que también pudo añadir leña al fuego.
    En este caso hay que recordar que los “ingredientes” cuya conjunción dan por resultado la aparición de un asesino serial, siempre son variables.
    No es una sola causa o evento el que desencadena el furor asesino de una persona, sino la suma prolongada de factores, de momentos clave e inclusive algún tipo de predisposición existente desde el nacimiento.

    Sin embargo, haciendo un ejercicio de historia y conjeturas psicológicas, los conocedores del caso Richard Ramírez establecen que el punto de quiebre en la vida del joven Ricardo se dio al relacionarse con su primo Mike, excombatiente de Vietnam quien significó una influencia mayúscula en un momento particularmente sensible.

    Aquel sujeto gustaba de presumir sus bárbaros y crueles actos de guerra, probando sus dichos con fotos polaroid tomadas a las mujeres a las que supues
    tamente había violado y golpeado antes de matarlas. Un día mientras perdían el tiempo haciendo nada, la esposa de Mike le reclama airadamente a este su falta de acción y que no consiga trabajo. Mike, para callarla, toma un arma y le dispara directo a la cara matándola en el acto. Parte de la sangre cae salpicada al rostro del joven Ramírez.
    Por este terrible asesinato el exsoldado es llevado a juicio. Y sin embargo la defensa seguramente a cargo de algún otro “monstruo de corbata” argumenta que el estrés postraumático de la guerra afectó gravemente la conducta del acusado.
    En este tiempo Richard Ramírez iba en el noveno grado de educación, se sale y comienza una vida carente de sentido. Se droga a cada rato, roba, y así va escalando poco a poco en sus crímenes.
    Una vez en Los Ángeles, comienza su carrera como asesino, sin unas pautas con cretas lo cual hacía más difícil su detención: mataba a personas dándole igual sexo, raza, edad o condición.
    Quizá si pasabas delante de él y le parecías apropiado te seguía para matarte. O violarte. Como el caso de la mujer de 41 años, Ruth Wilson, quien sería violada una y otra vez y declararía que Ramírez tenía un aliento tan fétido que casi la hace vomitar.
    Para intimidar utilizaba al principio un puñal o bate de béisbol, luego decidió emplear pistolas.

    Una vez en prisión Ramirez conoce a un satanista que lo influye en su doctrina de adoración al demonio. A partir de entonces, creerá en el diablo y justificara sus excesos con el demonio. Por eso, lo vemos en el juicio con el pentagrama en su palma, y aquellos que dibujaba con sangre en la casa de sus víctimas.
    Adoraba salir de cacería. Se enchufaba un walkman y oía los gritos de AC/DC mientras encontraba la víctima ideal, ingresaba a la casa y la violaba y mataba sin piedad.
    Es cierto que al principio sólo golpeaba y violaba a sus víctimas, dejándolas con vida. Pero esto no duró mucho tiempo.
    A medida que incursionaba en la violencia y la perversidad, se volvió más sádico y sólo el crimen lo conformó. Por ejemplo, en el asesinato de una joven, que violó y la sacó los ojos con una cuchara.

    [​IMG]
    Pero debido a que muchas víctimas sobrevivieron se pudo armar un retrato robot del homicida.

    El 4 de Octubre del 89, declararía ya arrestado:
    "...Yo no creo ni en la hipocresía ni en los dogmas morales de la llamada sociedad civilizada. Sólo me basta con mirar dentro de esta habitación, para conoceros tal y como sois: mentirosos, cobardes, asesinos, ladrones... y cada uno con su propia profesión legal.Sois unos gusanos hipócritas, me poneis enfermo..."
    "...No necesito oir todos los raciocinios de vuestra sociedad. Ya los he oído antes y los argumentos siempre son los mismos..."
    "... No me entendéis. Tal y como suponía, no sois capaces de hacerlo. Yo estoy más allá de vuestra experiencia. Estoy más allá del bien y del mal..."

    Al cabo, es acusado de 14 asesinatos, 5 intentos de asesinato, 9 violaciones (entre las cuales 3 fueron a menores), 2 secuestros (solía secuestrar niños para abandonarlos a cientos de kilómetros de su casa sólo por el placer de hacerlos sufrir), 4 actos de sodomía, 2 felaciones forzadas, 5 robos y 14 allanamientos de morada. Pese a su fama de “aliento fétido”, y sus modos violentos de comportarse, contrajo casamiento con una fanática que se enamoró de este hombre que se creía mejor que todos – haciendo un mal uso de la filosofía de Nietzsche.

    Y finalmente, 1989 es condenado a la cámara de gas. Pero Ramírez no perdió su fe en satán:

    "!Legiones de la noche!, !Razas de la noche!, no repitais los errores del Night Stalker y no concedáis clemencia alguna... Yo seré vengado. Lucifer está con nosotros..."
     

Comparte esta página